BGH: SumaRSE para transformar la sociedad

351

Marcelo Girotti, CEO del Grupo BGH, habló con PRESENTE sobre el mercado tecnológico y presentó el nuevo programa de responsabilidad social empresaria con el que buscan englobar todas las acciones de RSE de la empresa, haciendo foco en la educación y el medio ambiente.

¿Cómo está compuesto el Grupo BGH?

Es un grupo argentino cuyos accionistas pertenecen a la familia fundadora y que se ha regionalizado tanto en África como en Latinoamérica. Tenemos cuatro líneas de negocios más relevantes: la primera es el más conocido en la Argentina, en Chile y en Perú, que es el negocio de electrodomésticos. Nosotros fabricamos televisores, microondas, aires acondicionados y otros productos tanto de línea blanca como de electrónica para el hogar. Tenemos una fábrica en Tierra del Fuego para estos productos y algunos de ellos para otros países. Importamos con nuestra marca directamente desde fábricas que están alrededor del mundo. Con la segunda línea, BGH Tech Partner, tenemos desarrollo propio y también incorporamos soluciones de otras empresas, algunas americanas y otras chinas. Estamos desarrollando software a medida ayudando a las empresas a hacer mucho más eficientes sus operaciones en nuevos mercados. El tercer negocio tiene que ver con lo que es la línea Eco Smart y la eficiencia energética. Nosotros creemos que va a haber un cambio cultural muy grande especialmente en la Argentina, con una cultura mucho más arraigada en cuidar los recursos naturales, ya sea por las tasas de las tarifas de los componentes energéticos, la luz o el gas, como también por el cuidado del medio ambiente. Hay un potencial enorme en la Argentina con poder llegar al mercado con productos que son ecofriendly. Por último, la cuarta línea de negocio, que incluye Positivo BGH, está orientada fundamentalmente a computadoras y tablets. El segmento de la educación es uno en el que nos hemos especializado, buscando llegar a los alumnos y maestros con una solución que nos permita ser una suerte de puente que une a la tecnología y las necesidades que ellos tienen para poder desarrollar al máximo el aprendizaje.

¿Cómo motivás a tus equipos en estos mercados tan competitivos?

Como líderes, la responsabilidad que tenemos es acompañarlos y ser una herramienta para entender cómo ellos pueden dar el máximo. Cuando me preguntan cuál es el camino crítico en el desarrollo de las empresas, creo que hoy no está en el capital ni en la tecnología, sino en la gente. Cuantos más talentos tengan las empresas, mejor les va a ir. Entonces, como líderes tenemos que centrarnos en detectar ese talento, motivarlo y que permanezca en las organizaciones siendo activos, curiosos, viendo cómo pueden mejorar todos los días y, fundamentalmente, con mucho foco en el cliente.

¿Le ofrecen algún producto o servicio a algún Gobierno?

Sí, por ejemplo, en el caso de Positivo BGH, les brindamos soluciones a los Gobiernos de Ruanda y de Kenia para la educación. También para el Gobierno de Uruguay en el marco del Plan Ceibal (www.ceibal.edu.uy), y, en el caso de la Argentina, en el programa Conectar Igualdad. Eso es lo que hacemos exclusivamente con Positivo BGH. Luego, desde BGH Tech Partner desarrollamos una solución de hidrometría para la ciudad de Buenos Aires, implementándoles, a través de tecnología de Internet de las Cosas, un sistema que mide en línea el flujo de agua que va en los caños pluviales cuando llueve, permitiéndole a la ciudad tener alertas tempranas y tomar medidas precautorias para que no se inunden los barrios. Inclusive, este desarrollo les permite activar pequeños diques o compuertas para evitar que el agua de la sudestada ingrese a la ciudad. Todas estas soluciones tienen como objetivo mejorar la calidad de vida del ciudadano incorporando tecnología.

¿Cuáles son las políticas medioambientales del grupo?

Nosotros básicamente tratamos de ser lo más ecofriendly en todos los procesos que llevan adelante las distintas empresas que tenemos. En el caso de nuestra planta de Tierra del Fuego, buscamos tener el mínimo contenido de desechos y basura, y reciclar absolutamente todo lo posible. Además, contamos con políticas de seguridad industrial muy estrictas y una búsqueda permanente de la eficiencia energética. Esto nos permite, además de cuidar el medio ambiente, ser mucho más competitivos en términos de los costos del producto final. En el caso del resto de las empresas, que están más dedicadas a desarrollar soluciones o eventualmente productos que van a los segmentos corporativos, ahí también Internet de las Cosas y la posibilidad de usar eficientemente la energía tienen como objetivo final la sustentabilidad y ver cómo utilizamos la menor cantidad posible de recursos.

¿Qué es para BGH la responsabilidad social empresaria?

Para nosotros la RSE, además de poder brindar cada vez más oportunidades a nuestra propia gente, al talento argentino, y exportar ese talento a otros lugares del mundo, es poder influir en pequeñas cosas que terminan mejorando la vida de todo lo que nos circunda. El ejemplo de Eco Smart es clarísimo: poder tener mayor eficiencia energética y ser responsable con el medio ambiente. En el caso de Internet de las Cosas, es poder brindar cada vez más soluciones que permitan bajar los gastos, evitar las catástrofes, predecir ciertos eventos que van a suceder, controlar el tráfico, tener alertas de seguridad. Mejorar de alguna manera el estándar de vida de los ciudadanos dentro de nuestro país y en los países en donde estamos operando. Yo creo que todas las empresas de alguna manera, además de los programas específicos de RSE, están alineadas a una visión del futuro en la que la posibilidad de mejorar el ambiente que las circunda va a ser en sí mismo un modelo de negocios.

¿En qué consiste el programa SumaRSE?

SumaRSE es un programa que lanzamos en abril pasado con el objetivo de englobar todas las acciones de RSE de nuestra compañía, haciendo foco en la educación y el medio ambiente. Se basa sobre tres pilares fundamentales: la innovación responsable en relación con su comunidad; aumentar el compromiso con la educación, concientizar sobre la importancia de cuidar la energía para vivir en un planeta mejor; y utilizar la experiencia de los colaboradores de la empresa, que serán los comunicadores, para educar sobre la temática. En agosto finalizó la primera etapa, que tuvo como objetivo transmitirles a los niños de entre 9 y 11 años la importancia del cuidado de la energía y los recursos naturales. Con una dinámica lúdica, luego de escuchar los consejos, los chicos debían presentar ideas de ahorro energético para sus escuelas. De las diez instituciones que participaron de los talleres, la ganadora por la originalidad de su propuesta fue la Escuela Primaria Nº 19 de la localidad de Tristán Suárez, del partido de Ezeiza, donde se realizó un sorteo de importantes premios entre quienes completaron el decálogo de buenas prácticas para ahorrar energía. Los voluntarios del programa SumaRSE trabajaron en diez escuelas de las localidades de Barracas, San Telmo, Constitución y Ezeiza, donde la compañía tiene presencia institucional. Como resultado de todo este trabajo, pudimos llegar y capacitar a 824 alumnos y 43 docentes.

¿Cómo sigue este programa?

Durante el segundo semestre del año, el programa se focalizará en desarrollar acciones referidas al medio ambiente, con nuevas actividades de voluntariado y convenios con organizaciones no gubernamentales de todo el país.