Ludovica Squirru: “Me emociona la gente que se respeta a sí misma”

50

Multifacética, poetisa, actriz y astróloga, todos los años su Horóscopo chino se transforma en best seller. Después de una vida de búsqueda, pero también de desapegos, logró el delicado equilibrio entre trabajo y sabiduría.

«cada persona puede mejorar su karma porque los humanos tenemos consciencia»

Según la definición del diccionario, un misterio es aquello que no se puede explicar, comprender o descubrir. Si nos atenemos a ese concepto, entonces, para Ludovica Squirru, la atrapante China hace tiempo que dejó de ser un misterio. Es que esta astróloga, artista y multifacética mujer, un día decidió emprender un viaje al Lejano Oriente. Encaró la travesía más como aprendizaje que como aventura, más como alumna que como turista. Estudió el feng shui, la astrología china y decidió compartir esa cosmovisión con los argentinos. Fue así que la actriz de vanguardia dejó los escenarios para convertirse en una especialista en el zodíaco oriental. Cada año, su Horóscopo Chino, con predicciones y consejos para cada uno de los 12 animales que lo conforman, bate récords de venta y encabeza las listas de los libros más populares de la región.

Instalada en un campo que era de su abuela, en Las Rabonas, en la provincia de Córdoba, Ludovica despliega todo su histrionismo, pero también su calidez, cada vez que recibe a sus amigos, a sus lectores o a algún periodista. Será cuestión de animarse a dejar por un rato la locura de la ciudad para introducirse en ese universo mágico y maravilloso, al que nos invita a entrar como testigos privilegiados.

Mucha gente sueña con mudarse y vivir en el campo, pero vos lo hiciste. ¿Cómo fue esa decisión de instalarte en Traslasierra?
Mi abuela materna fue el gran amor de mi vida. Era una mujer mitad alemana, mitad criolla, que había heredado de su padre, mi bisabuelo, un campo en Río Tercero, pero se fundió y se instaló en Las Rabonas. En ese lugar, me brindó los veranos más felices de mi niñez. Era una especie de hada madrina, espectacular para la cocina, la jardinería, pero también para el arte y la cultura. Una persona muy avanzada para su época, la primera que se psicoanalizó con Arnaldo Rascovsky. Cada vez que iba a su casa, flasheaba con ella, pero también con el cielo de esta zona, que es uno de los más diáfanos. Sin necesidad de telescopio, ves las estrellas, los planetas, divisás Venus, Marte… De pequeña, ya tenía una tendencia astrológica y miraba mucho el cielo.

¿Qué significa para vos el karma?
Karma, etimológicamente, significa la acción completa de lo que uno hace, dice y piensa. Vos podés tener un buen o un mal karma. Mal karma es si vos le deseás el mal a alguien, otras veces no tenés que hacer nada, por ejemplo, cuando una persona es envidiosa, esa energía llega. Pero cada persona puede mejorar su karma porque los humanos tenemos consciencia, que es lo que nos distingue de los animales. Y, aunque estamos viviendo un mundo inconsciente, cuando el ser humano se ponga consciente, se arregla todo, porque la gente sigue haciendo acciones sin pensar en los demás.

¿Cómo se mejora un mal karma?
Cuando tenés un click, lo tenés para siempre, no podés vivirlo y al día siguiente estar inconsciente. O te despertaste como buda, o seguiste inconsciente. Y ahí está el Karma. Cada persona puede mejorar el karma, es decir, va a evolucionar. En la próxima vida, encarnará en otra persona mejor, pero no solo mejor físicamente o en su relación de pareja o de amigos, sino que también estará más evolucionado en la consciencia.

¿Cómo se enfrenta la energía negativa?
La energía negativa está muy relacionada con otras. Si no querés sanar, o no querés ser consciente de un daño que hiciste, la gente dice “no, mirá, es inconsciente”. Sin embargo, solo hasta cierto punto es inconsciente, porque, si te han dado ciertas herramientas en la vida para ser una persona consciente y seguís haciendo cosas y decís que es “inconsciente”, entonces sumás karma a tu vida y lo que hay que tratar es de irse de esta vida net, es decir, pagando todo.