Ximena Capristo: “Mi hijo me enseñó muchísimo”

694

Trabajó con los grandes referentes del mundo del espectáculo, fue primera vedette, ganó Patinando por un sueño y se volcó a la comedia. El amor con Gustavo Conte y cómo le cambió la vida su hijo Félix.

«La suerte te tiene que acompañar un poco, pero yo soy muy busca»

¿Sos una remadora o fuiste tocada por la varita?
La suerte te tiene que acompañar un poco, pero yo soy muy busca. Siempre fui sostén de familia. Mi mamá se quedó sin trabajo cuando yo era adolescente, mi hermana era muy chica (le llevo once años) y fui camarera muchos años, me ayudaban mucho las propinas, tenía un muy buen sueldo y con eso mantenía mi casa.

¿Qué edad tenías?
Arranqué a los 15.

O sea que en el momento en que tus amigas estaban ocupadas en su fiesta de 15, vos te pusiste la casa al hombro.
Sí, bueno, digamos que sí, laburaba los fines de semana. Mi mamá entró en una gran depresión y no podía salir a trabajar; si bien ella nos crió y toda su vida hizo lo que pudo para darnos educación y un montón de valores muy importantes, no quedó otra. Pero lo volvería a hacer, no digo que haya sido un garrón.

Trabajaste con muchos grandes del espectáculo, ¿encontraste algún denominador común en ellos?
Sí, que muchas veces lo que ves no es lo que son; unos para bien y otros para mal. Yo siempre fui una esponja y absorbí lo bueno de cada uno.

¿Qué fue lo más importante que te dejó GH: la profesión o la pareja?
Para mí lo primordial era formar mi familia, mi sueño era tener un hijo, nunca encontraba el momento. Queríamos los dos, pero uno a veces prioriza el trabajo, tener la casa propia, después aprendés que no podés programar nada y menos un hijo. Nosotros estuvimos cuatro años esperando. Mi hijo me enseñó muchísimo porque mi vida siempre fue programada, muy ordenada.