Paula Colombini: “Ahora soy más buena conmigo”

2650

Construyó una sólida carrera internacional como modelo y probó la actuación y la conducción. Ahora, además, genera contenidos para un portal y piensa abrir un local en un hotel de lujo. Sus decisiones y acciones. El amor y cómo es compartir el modelaje con su hija.

“Tengo otra mirada del trabajo en grupo y me siento mucho más segura”

Paula Colombini nos recibió en L hótel de Palermo y conversó con Editorial Acción para la revista Ahora Más, contándonos que siempre supo que se quería escapar del molde tradicional. Sin planearlo, Paula Colombini encontró en la pasarela la posibilidad de abrir las alas y volar. Con 45 años, confiesa que ahora disfruta todavía más de su profesión y tiene el plus de compartirla con su hija, Matilde Colman (17). Inquieta y buscadora, empezó a trabajar para el portal Eventsip, donde genera contenidos en relación al mundo de las bodas y de los eventos, y piensa abrir un local antes de fin de año en el hotel Wyndham, en Nordelta, con ropa de diseñadores para novias y madrinas, algo que ya probó con Las Mieles, el proyecto que tuvo con una de sus mejores amigas.

¿Cómo te definís laboralmente hoy?

A mí me cuesta mucho definirme porque digo: “Yo soy así, pero también soy así y tal vez también un poco asá”. No me gusta sentir que dependo de algo o de alguien, siempre tengo un plan B.

El éxito demanda energía para sostenerlo. ¿Te preocupaste por mantenerte en la cresta de la ola?

No, porque la diaria de la construcción tiene aciertos y desaciertos y con lo que más aprendo es con los desaciertos. Me parecería un trabajo vivirlo así, yo soy exigente y me gusta que lo que hago funcione lo más parecido a lo que pactamos, pero no desde el lado del brillo y todo eso. Nunca me deslumbré y lo que más tuvo que ver para que así fuera fue mi familia, la educación que traje, la persona que vine siendo, una amiga mía, Laura… porque te voy a aclarar algo: yo creo que los verdaderos amigos se ven cuando te va bien.
Esa es tu frase en Instagram…

¡Sí, porque hay que disfrutar del éxito ajeno! (Se ríe) Eso también lo aprendí con los años. Yo tengo a Laura y a Lore, a quien conocí ya de adulta, con quienes hemos vivido y transitado un montón de cosas y siempre nos divertimos, a pesar de los momentos difíciles.