Emiliano Papa: “Los jugadores de ahora viven en un mundo distinto al nuestro”

512

El defensor, que acaba de conseguir el ascenso con Arsenal de Sarandí, repasa su exitosa carrera profesional y nos comparte su experiencia como jugador.

«Los jóvenes de ahora viven en un mundo distinto al nuestro, quizás con más ansiedad y más inconformidad»

Arsenal de Sarandí vuelve a primera división y lo logra con un equipo que mezcla experiencia y juventud. Los dirigidos por Huevo Rondina celebran el ansiado ascenso y sueñan con hacer otra buena campaña en la próxima Superliga Argentina.
Emiliano Papa juega profesionalmente hace casi 20 años y hoy el fútbol le vuelve a dar un premio en su carrera siendo parte de este equipo. Con Ahora Más, el jugador se anima a recordar su carrera desde sus comienzos en Acebal (su pueblo natal), hasta su debut en Rosario Central. Fue varias veces campeón con Vélez Sarsfield y, en el presente, se convirtió en un referente de Arsenal de Sarandí.

Hoy los jugadores de fútbol de más de 30 años parecen estar más vigentes que nunca. ¿Se entrena diferente?
Creo que tiene que ver con un cuidado y una conducta que te dan los años de carrera. Hoy en todos los clubes tenés algún referente que sirve para sumar al grupo y aportar. Por otro lado, también hay muchos cracks que eligieron volver en un buen momento a sus clubes. Además, si te pones a pensar, el fútbol en el exterior es cada vez más físico y lo juegan jugadores muy jóvenes que pasan por sus mejores momentos. Eso hizo también que el fútbol argentino pueda repatriar a varios referentes en los últimos años de sus carreras. También nosotros tenemos valores diferentes en Argentina, de cuidar a los ídolos, no como los clubes-empresas de afuera.

¿Soñabas con ser jugador de fútbol?
Sí. Pero el verdadero sueño fue poder disfrutar de esta carrera. Yo sabía que estaba muy comprometido con eso y que iba por buen camino. Mientras tanto, siendo adolescente, mi padre me llevaba a trabajar a la carnicería con él. Tenía que aprender el oficio de los cortes de carne, nada fácil. Me subía a un banco para hacerlo. Me mandé algunas macanas, pero, con el tiempo, lo aprendí a hacer. Era una buena contención y me transmitieron buenos valores.

¿Los vestuarios son muy distintos de cuando comenzaste a como se viven hoy?
Ahora son diferentes, pero creo que, en el fondo, la enseñanza es la misma. Los jóvenes de ahora viven en un mundo distinto al nuestro, quizás con más ansiedad y más inconformidad. Siempre hay grandes líderes que te marcan el camino. Yo tuve la suerte de tener referentes muy importantes como Gustavo Barros Schelotto, el Pataco Carbonari o Vitamina Sánchez.
También hubo líderes desde el cuerpo técnico, como Menotti o Russo. Eran hombres muy sabios y tenés que aprender y aprovechar sus enseñanzas.